Bacterias Benéficas

Bacterias Benéficas

En todo momento, innumerables organismos están muriendo y relativamente pocos de ellos sirven de alimento a otros, a nivel de animales comunes. Menos del 10% de las hojas caídas y menos del 1% de la madera muerta son comidas por los animales, el resto son presas de hongos y bacterias. 

Si no fuera por estos descomponedores, especialmente por las popularmente llamadas bacterias de la putrefacción, el mundo de la vida se ahogaría por la creciente acumulación de fragmentos indigeribles que contienen dentro de sí mismos, una fracción cada vez mayor de esos elementos necesarios para la vida. Finalmente, no habría vida en absoluto. 

Los microorganismos de diversos tipos (incluidas las bacterias) han sido de uso directo por los seres humanos desde tiempos prehistóricos. Varias levaduras (hongos unicelulares que son eucariotas) convierten rápidamente los azúcares y el almidón en alcohol y dióxido de carbono, por lo que se han utilizado desde la antigüedad más remota, para fermentar las frutas y los granos y convertirlos en vinos y cerveza. La producción de dióxido de el moho y las bacterias producen otros cambios que convierten la leche en yogurt o en cualquier tipo de innumerables quesos. 

En los tiempos modernos, tenemos una microbiología industrial en la que se cultivan cepas específicas de mohos y bacterias para obtener sustancias de valor farmacológico como antibióticos, vitaminas o aminoácidos y valor industrial, como la acetona, el alcohol butílico y el ácido cítrico. Con el uso de la ingeniería genética, las bacterias y otros microorganismos pueden lograr capacidades más eficientes que las que ya poseen, como la fijación de nitrógeno o desarrollar nuevas capacidades, como la capacidad de oxidar moléculas de hidrocarburos en condiciones apropiadas y así limpiar los derrames de petróleo. 

Los microorganismos más comúnmente utilizados en la preparación de productos biológicos activos son los siguientes: bacillus polimixa, b. Licheniformis, b. Subtilis, pseudomonas putida, p. Aeruginosa, p. Fluorescens, enterobacter cloacae, entre otros.

¡El cambio es ahora!

Conoce nuestra línea de productos y todos sus beneficios.